1+
Entrar

 

RESEÑA HISTÓRICA

                                                                                              

 

Nuestro Jardín y sala cuna se inicia el 28 de abril del año 2009, por iniciativa del gobierno  de la Ex presidenta Michelle Bachelet  la cual implementó a través del país jardines interculturales. Lo anterior en respuesta a una necesidad de poder cubrir la deuda con los pueblos originarios a través del reconocimiento de su cultura y evitar que esta se pierda en el tiempo.

Fuimos el primer jardín a nivel de  Santiago en comenzar las actividades, antes solo existían  jardines étnicos, referidos a un pueblo originario  en particular, por lo que  fuimos el primer jardín intercultural en iniciar sus actividades en Santiago.

 

 

Nuestro nombre ILUÑA POREKO TAÑI MAPU, significa LA SEMILLA QUE FECUNDA LA TIERRA, en el se consideraron los tres pueblos originarios pues ILUÑA es aymará, POREKO es Rapa Nui  y TAÑI MAPU, es mapudungun. En esta organización del nombre participaron las organizaciones que trabajan con nosotros desde nuestros inicios. Dice relación con la oportunidad que tenemos de sembrar semillas de interculturalidad en nuestros niños y niñas.

 


El trabajo en el diseño de nuestro jardín participaron   en conjunto la Corporación Municipal de desarrollo Social de Macul,  con los representantes de los pueblos originarios en el diseño de nuestro establecimiento. En este diseño predomina la madera como elemento decorativo tanto en patio como en los techos interiores de las salas que se asemejan a rucas, con un simulado centro abierto, pues en las rucas se usaba así para permitir la salida del humo del fuego que se hacia en el centro de la misma.

 En cada sala como en las rucas existe un poste central llamado lonquen que “sostiene” el techo de la sala. En el patio central existe un canelo que es el árbol sagrado del pueblo mapuche y es el lugar donde celebramos el año nuevo indígena y se hace la rogativa correspondiente


Nuestro jardín esta emplazado en la Villa  Macul villa que se construyó en el año 1957. Se construyeron alrededor de 1360 casas pertenecientes en su mayoría a trabajadores de EMPART, se trabajo con la empresa Neut Latour en esta construcción que en aquel entonces era la comuna de Ñuñoa.

En un comienzo las calles de la villa tenían números, en la actualidad tienen nombres de destacados personajes.


  En sus inicios se destaca la creación de un club deportivo llamado Red Star formado en el año 1958, la creación de la Parroquia Santa Maria Reina, la que en la actualidad aun se encuentra en funcionamiento cuyo primer párroco fue Guillermo Fénix, de origen holandés.

 

 Sean todos Bienvenidos a Nuestro Jardin Intercultural